Talleres de Educación Experiencial e Interacciones Humanas

Más vistas

Talleres de Educación Experiencial e Interacciones Humanas

Los talleres de Educación Experiencial Interacciones Humanas son procesos que se llevan a cabo con grupos dispuestos al cambio, usando el hacer como herramienta directa de aprendizaje.

Los talleres de Educación Experiencial Interacciones Humanas son procesos que se llevan a cabo con grupos dispuestos al cambio, usando el hacer como herramienta directa de aprendizaje.

 

Estos talleres tienen como finalidad sacar a los participantes de su espacio cotidiano (zona de comodidad) y colocarlos ante situaciones que les genere molestia, escozor o los  ponga a pensar cómo llevarlas a cabo (reto o simulación), de esta manera el participante como individuo (intrapersonal) aporta a su grupo sus conocimientos y virtudes o se apoya en él para solventar sus falencias (interpersonal) logrando entre todos cumplir o no la meta propuesta dentro del proceso (grupal).

 

Estos talleres se desarrollan en varias fases, tanto en presencia del grupo en general, como en presencia de solo algunos delegados del grupo y directivos de la institución. Estas fases son:

 

  • Diagnóstico

 

Es un encuentro con algunos delegados de los grupos participantes y con los directivos, donde se desarrolla una simulación sencilla que permite conocer las diversas situaciones, metas y conflictos que se van a manejar en la siguiente fase del proceso.

 

  • Alineación con directivos y facilitadores

 

En esta fase se reúnen los facilitadores con los directivos de la ENTIDAD O INSTITUCION y se hace el enfoque que se le va a dar al taller central de acuerdo a lo planteado en el diagnóstico, se adecuan los espacios, los retos y la parte logística de la siguiente fase del proceso.

 

  • Actividad central

 

Es el momento donde se reúne el grupo o los grupos y se dividen en equipos manejables (20 participantes por facilitador aproximadamente).

 

En esta fase los equipos se enfrentan a las simulaciones planteadas en la fase anterior y las desarrollan en una secuencia que invita al diálogo y da la apertura para que el proceso no sea tan invasivo.

 

Las etapas de esta actividad central van desde presentaciones, despertadores, disociaciones hasta un reto central que puede llegar a poner en vilo a todo el equipo o a algunos de sus integrantes.

 

Todas las etapas de esta fase van acompañadas por pequeños comentarios del facilitador que hacen generar conciencia de aprendizaje en el equipo.

 

  • Retroalimentación

 

Aunque está implícita en todo el proceso, incluso desde el diagnóstico, solo al final del reto central de la fase anterior, se hace para llevar al grupo a un estado de aprendizaje, reconocimiento y proyección.

 

La retroalimentación no busca asustar a los participantes con cuestionamientos fuertes e invasivos que puedan afectar su emocionalidad, por eso se empieza a cuestionar desde lo general hacia lo individual, para que cada uno de los participantes vaya soltando su proceso a su medida y tiempo.

 

  • Cierre

 

Es el momento mágico, donde los participantes con ayuda del facilitador aterrizan conceptos de lo ocurrido, generan propuestas para proyectar lo aprendido y sobre todo se comprometen a cumplir propósitos para cambiar o mejorar la situación, conflicto o la meta que se busca.

 

El cierre se complementa con un acto o actividad simbólica pero muy significativa que cale en los participantes.

 

Para que el proceso genere los cambios acordados, la institución o entidad debe hacer un seguimiento al proceso. Esto último no forma parte del taller pero se sugiere.

 

Los facilitadores que van a estar frente a los grupos son personas con una vasta experiencia en este tipo de procesos, con muy buen manejo de personas y con capacidad para hacer frente a situaciones complicadas que se puedan presentar dentro del equipo.

 

Todos nuestros procesos se desarrollan cuidando la integridad física y emocional de los participantes, también bajo la promulga de “reto por opción”, donde cada participante llega hasta donde el desea. Se persuade la participación pero no se obliga a nadie.

 

En caso de requerir factura, se le suma al costo el valor de los impuestos o se maneja a través de cuenta de cobro.

 

El valor incluye:

  • Un facilitador experto por cada 20 a 25 participantes
  • El diagnóstico
  • La alineación con directivos
  • El taller central y la retroalimentación
  • El cierre
  • Una tarjeta de asistencia medica
  • Los materiales necesarios para las actividades a desarrollar

 

Para el desarrollo de los talleres se requiere de espacios cómodos y amplios, sin interrupciones externas que puedan dañar el proceso

 

Los facilitadores desarrollan su trabajo con personas dispuestas, por lo tanto cualquier acto que genere algún tipo de riesgo es motivo para cambiar el reto o en caso extremo cancelar el proceso.

 

Si la entidad lo desea y cuenta con el espacio, estos talleres se pueden desarrollar en lugares distintos a la sede.

 

Los talleres de Educación Experiencial e Interacciones Humanas se pueden enfocar en diversos temas, unos de estos temas son:

 

  • Liderazgo
  • Comunicación
  • Confianza
  • Respeto por la diferencia
  • Diversidad

 

Todos estos temas implícitos en el TRABAJO EN EQUIPO.

 

Estos son temas a tratar con mucha seriedad y con sentido de responsabilidad social y humana.

Descripción

Detalles

Los talleres de Educación Experiencial Interacciones Humanas son procesos que se llevan a cabo con grupos dispuestos al cambio, usando el hacer como herramienta directa de aprendizaje.

 

Estos talleres tienen como finalidad sacar a los participantes de su espacio cotidiano (zona de comodidad) y colocarlos ante situaciones que les genere molestia, escozor o los  ponga a pensar cómo llevarlas a cabo (reto o simulación), de esta manera el participante como individuo (intrapersonal) aporta a su grupo sus conocimientos y virtudes o se apoya en él para solventar sus falencias (interpersonal) logrando entre todos cumplir o no la meta propuesta dentro del proceso (grupal).

 

Estos talleres se desarrollan en varias fases, tanto en presencia del grupo en general, como en presencia de solo algunos delegados del grupo y directivos de la institución. Estas fases son:

 

  • Diagnóstico

 

Es un encuentro con algunos delegados de los grupos participantes y con los directivos, donde se desarrolla una simulación sencilla que permite conocer las diversas situaciones, metas y conflictos que se van a manejar en la siguiente fase del proceso.

 

  • Alineación con directivos y facilitadores

 

En esta fase se reúnen los facilitadores con los directivos de la ENTIDAD O INSTITUCION y se hace el enfoque que se le va a dar al taller central de acuerdo a lo planteado en el diagnóstico, se adecuan los espacios, los retos y la parte logística de la siguiente fase del proceso.

 

  • Actividad central

 

Es el momento donde se reúne el grupo o los grupos y se dividen en equipos manejables (20 participantes por facilitador aproximadamente).

 

En esta fase los equipos se enfrentan a las simulaciones planteadas en la fase anterior y las desarrollan en una secuencia que invita al diálogo y da la apertura para que el proceso no sea tan invasivo.

 

Las etapas de esta actividad central van desde presentaciones, despertadores, disociaciones hasta un reto central que puede llegar a poner en vilo a todo el equipo o a algunos de sus integrantes.

 

Todas las etapas de esta fase van acompañadas por pequeños comentarios del facilitador que hacen generar conciencia de aprendizaje en el equipo.

 

  • Retroalimentación

 

Aunque está implícita en todo el proceso, incluso desde el diagnóstico, solo al final del reto central de la fase anterior, se hace para llevar al grupo a un estado de aprendizaje, reconocimiento y proyección.

 

La retroalimentación no busca asustar a los participantes con cuestionamientos fuertes e invasivos que puedan afectar su emocionalidad, por eso se empieza a cuestionar desde lo general hacia lo individual, para que cada uno de los participantes vaya soltando su proceso a su medida y tiempo.

 

  • Cierre

 

Es el momento mágico, donde los participantes con ayuda del facilitador aterrizan conceptos de lo ocurrido, generan propuestas para proyectar lo aprendido y sobre todo se comprometen a cumplir propósitos para cambiar o mejorar la situación, conflicto o la meta que se busca.

 

El cierre se complementa con un acto o actividad simbólica pero muy significativa que cale en los participantes.

 

Para que el proceso genere los cambios acordados, la institución o entidad debe hacer un seguimiento al proceso. Esto último no forma parte del taller pero se sugiere.

 

Los facilitadores que van a estar frente a los grupos son personas con una vasta experiencia en este tipo de procesos, con muy buen manejo de personas y con capacidad para hacer frente a situaciones complicadas que se puedan presentar dentro del equipo.

 

Todos nuestros procesos se desarrollan cuidando la integridad física y emocional de los participantes, también bajo la promulga de “reto por opción”, donde cada participante llega hasta donde el desea. Se persuade la participación pero no se obliga a nadie.

 

En caso de requerir factura, se le suma al costo el valor de los impuestos o se maneja a través de cuenta de cobro.

 

El valor incluye:

  • Un facilitador experto por cada 20 a 25 participantes
  • El diagnóstico
  • La alineación con directivos
  • El taller central y la retroalimentación
  • El cierre
  • Una tarjeta de asistencia medica
  • Los materiales necesarios para las actividades a desarrollar

 

Para el desarrollo de los talleres se requiere de espacios cómodos y amplios, sin interrupciones externas que puedan dañar el proceso

 

Los facilitadores desarrollan su trabajo con personas dispuestas, por lo tanto cualquier acto que genere algún tipo de riesgo es motivo para cambiar el reto o en caso extremo cancelar el proceso.

 

Si la entidad lo desea y cuenta con el espacio, estos talleres se pueden desarrollar en lugares distintos a la sede.

 

Los talleres de Educación Experiencial e Interacciones Humanas se pueden enfocar en diversos temas, unos de estos temas son:

 

  • Liderazgo
  • Comunicación
  • Confianza
  • Respeto por la diferencia
  • Diversidad

 

Todos estos temas implícitos en el TRABAJO EN EQUIPO.

 

Estos son temas a tratar con mucha seriedad y con sentido de responsabilidad social y humana.

Información Adicional

Información Adicional

Actividades Actividades pedagógicas , Retos de educación experiencial, Interacción entre los participantes y la naturaleza
Opiniones

Contáctenos